Gestión Participativa:

Rediseño de procesos, reorganización del trabajo, cambios de prácticas y estilos que se miden contra la optimización conjunta de competitividad y participación en el diseño del trabajo. Incluye la participación representativa, como es el caso de las alianzas estratégicas de la administración con sus trabajadores, y la participación directa que se focaliza en las relaciones de los colaboradores con su jefe directo, favoreciendo el crecimiento responsable de las personas y el enriquecimiento del trabajo.